Concilia y deja conciliar

Mamá Orquidea Dichosa

El sábado pasado, aprovechando que ya desde primera hora de la mañana lucía el sol y la temperatura era agradable, salí a pasear y hacer unos recados con mi niño.

Cuando ya volvíamos a casa pasamos por delante de una tienda de juguetes, y como aún era temprano entramos a buscar un puzzle adecuado a la edad de mi bichito. Como siempre que vamos a esa juguetería, pregunté a un dependiente en concreto, un chico majísimo que siempre me atiende genial, explicándome todo y dándome buenos y valiosos consejos. Se nota que le gusta su trabajo y que sabe de lo que habla, por lo que es un gusto preguntarle cuando necesitas consejo.

Finalmente mi niño y yo encontramos lo que queríamos, gracias a sus fabulosas explicaciones, así que nos dirigimos a la caja para pagar. Mientras esperábamos el chico comentó con la compañera que estaba cobrando que iba a cerrar ya la puerta, que ya era hora de cerrar, y que era mejor que apagara también la música, pues había gente al fondo de la tienda. Era la una y media del mediodía.

Cuando salimos nos saludó a ambos, a mi niño con mucha simpatía, y justo cuando iba a cerrar de nuevo la puerta se acercó una chica con una niña, toda apurada:

-. ¡Déjame entrar un momentito por favor, que es sólo cojer una cosa!
– Lo siento, es que ya hemos cerrado. Puedes venir a las 4, que ya estamos abiertos.
– Pero si es un momento, déjame entrar, que a la tarde me viene fatal venir hasta el centro…
– Lo siento…

Escuché estas palabras mientras me alejaba de la tienda, y en seguida pensé “Qué raro. Con lo majo que es este chico siempre, lo bien que atiende, siempre tan majo con los clientes… ¿qué más le dará dejarla entrar un momento”

- Lo siento, es que nosotros tambien nos queremos ir a casiña a comer con la familia, que luego estamos aquí toda la tarde.

Al escuchar esas palabras me sentí profundamente… gilipollas, esa es la palabra, por ponerme de parte de la chica y no pensar para nada en el chico. Yo aquí dando caña con Conciliación Real Ya, y se me olvidaba algo tan básico como que EL RESTO TAMBIÉN TIENEN VIDA PROPIA, cosa que se nos olvida casi siempre cuando entramos en un comercio.

Tenemos mucho que cambiar en nuestra sociedad, empezando por nuestra mentalidad, la de todos, y la mía la primera.

Prometo no volver a ser tan gilipollas, y prometo de ahora en adelante fijarme más en qué hora es antes de entrar en una tienda.

 



Si te ha gustado esta entrada o te ha resultado útil, ¡compártela! no seas egoísta ;)

13 comentarios on Concilia y deja conciliar

  1. Carol - Minerva y su Mundo
    1 diciembre 2011 at 00:01 (3 años ago)

    Bueno, tampoco seas tan dura contigo misma, que a veces, como bien dices, nos pasa que sólo pensamos en nosoros y no nos damos cuenta de que los demás también tienen su vida y su familia.
    La verdad es que no somos muy considerados cuando vamos con la hora pegada o cuando en los restaurantes alargamos y alargamos la sobremesa, como si los que allí están no les importase quedarse por nosotros todo el tiepo que hiciese falta.

    Encantada de leerte.

    Un saludo

    http://www.minervaysumundo.blogspot.com

    Responder
  2. Carol - Con ojos de madre
    1 diciembre 2011 at 00:01 (3 años ago)

    Cuanta razón tienes! Como nos está cambiando CRYA, eh? Me quedo, sin duda con el título, Concilia y deja conciliar. Muy buena!

    Un besote!

    Responder
  3. Belén
    1 diciembre 2011 at 07:47 (3 años ago)

    Cuanta razón tienes…..

    Responder
  4. Ira
    1 diciembre 2011 at 19:19 (3 años ago)

    Yo como cocinera estoy harta de mesas que se presentan a comer a las 15’55 o las 23’50, sé que puede parecer una tontería, pero eso me hace tener que quedarme una hora más en el trabajo… Es verdad que como consumidores no solemos pensar en los demás… Un abrazo preciosa!!

    Responder
  5. @Mousikh
    1 diciembre 2011 at 22:47 (3 años ago)

    Llevas toda la razón. Además, los trabajadores del sector servicios yo creo que deben estar entre los que tienen más difícil conciliar.

    Responder
  6. Silvia
    2 diciembre 2011 at 10:55 (3 años ago)

    Es cierto. A veces hay que ponerse en el lugar de la otra persona antes de juzgar o de opinar. A mí me pasa con frecuencia y luego me doy cuenta de que no he hecho el ejercicio de empatía y entonces mi visión cambia.
    Lo que te ha pasado a tí nos pasa a todos con frecuencia en cualquier ámbito de nuestra vida pero está fenomenal darse cuenta de ello.

    Un besito guapa!

    Responder
  7. Karen Marcial
    2 diciembre 2011 at 23:50 (3 años ago)

    Tan cierto. Me has hecho reflexionar bastante.

    Responder
  8. Karen Marcial
    2 diciembre 2011 at 23:52 (3 años ago)

    @Ira
    Ira, es verdad, sobretodo en la cocina, un comensal más no significa un ratito…significa un buen tiempo más.

    Responder
  9. La Orquidea Dichosa
    4 diciembre 2011 at 01:29 (3 años ago)

    @Carol sí que soy, me sentí fatal porque mi primera reacción debió ser ponerme en el lugar de ambos, como mínimo… pero bueno, no volverá a pasar, eso seguro ;)Gracias por comentar, me encanta tu blog. Un saludo!

    @Carol guapa, gracias por pasarte! La verdad es que sí, yo siempre he tenido mi puntito empático, pero es verdad que gracias a CRYA estoy aprendido a ir aún más allá. ¡Y más que espero aprender y mejorar!
    Un besote y gracias por ese premio, ahora paso a agradecértelo como es debido :D

    @Belen desde luego yo aprendí la lección, y las que me quedan por aprender… un besote guapa!

    @Ira el vuestro es otro gremio en el que no se suele pensar.. pensamos “ah que bien, llego a tiempo” cuando faltan 15 minutos para que cierre la cocina… en fin, tenemos que cambiar el chip completamente! Otro abrazo para tí guapa!

    @Mousikh llevas razón, ya de por sí lo tienen muy dificil, y con nuestra actitud no les ayudamos nada… ¡cuanto nos queda por aprender! Un besoteee

    @Silvia me quedo con lo que dices: lo importante es darse cuenta cuando nos pasa. Llegará un momento en que no tendremos que darnos cuenta de nada, porque acabaremos cambiando el chip. Gracias por pasarte y por ese premio, que ahora paso a agradecerte tambien :) un besote guapa!

    @Karen Marcial, antes de nada bienvenida! Me alegra esa reflexión, esa situación fue lo que produjo en mí, una reflexión y un intento de cambio de actitud, por eso quise compartirlo. Un beso y espero que sigas por aquí ;D

    Responder
  10. La Orquidea Dichosa
    4 diciembre 2011 at 01:32 (3 años ago)

    Por cierto @Karen Marcial, había leído tu post “Por las mamás de niños con alergias” (llegué a él a través de Silvia) y me encantó, qué entrada más bonita!

    Responder
  11. Antonio E. Zafra
    4 diciembre 2011 at 18:41 (3 años ago)

    Cuanta razón y qué poco pensamos en ello cuando por ejemplo se nos estropea un electrodoméstico y esperamos que el técnico venga sea la hora que sea…

    Responder
  12. Madi
    4 diciembre 2011 at 21:31 (3 años ago)

    Juraría que te había comentado. Me gustó la entrada. Tienes razón

    Responder
  13. La Orquidea Dichosa
    19 diciembre 2011 at 23:00 (3 años ago)

    Antonio y Madi, os pido disculpas, mi fantástico correo se comió el aviso de vuestras respuestas!

    Antonio, pues mira en eso no había caído yo…. bine que nos gusta cuando tenemos una avería en sábado que vengan corriendo a arreglarla… jo, si cuando digo que aún me queda mucho por mejorar… Gracias por comentar y bienvenido!!

    Madi se habrá comido tu respueta los duentes de internet! Gracias a tí tambien, y bienvenida!

    Responder

¡por mi no te cortes!