Fundas para Bugaboo, Bebe Confort windoo y elea, Quinny, Stokke


Qué invierno el de aquel año

Mamá Orquidea Dichosa

embarazada

Os voy a contar un secretillo. El año pasado a estas alturas del verano yo no tenía ni idea de que pronto sería de nuevo mamá. ¿Lo podéis creer? Había hablado el tema infinidad de veces con mi chico, pero él todavía no se sentía preparado para repetir. Yo me moría de ganas y de pena pero… esto es cosa de dos, claro.


Ya sabéis que el verano pasado mi niño y yo nos fuimos de vacaciones un mes a la playa, y mi chico vino más tarde. Algo cambió en esos días sin nosotros, algo que le hizo cambiar de opinión. Lo que sucedió después es historia, y aquí está Minchiña para alegrarnos la vida.

El caso es que ya embarazada hacía mis cálculos y pensaba… ¡qué bien mayo! Con la baja maternal cubro las vacaciones escolares de mi niño, gastaremos menos en ropa porque con el calor no es necesario abrigarles, y vamos a ahorrar un buen dinero en calefacción… ¡que todavía me acuerdo de cuando nació mi niño!.

Quizás os parezca increíble, pero en ambos casos el invierno se alargó bastante, así que nos hizo falta tener la calefacción encendida hasta junio.  Echad cuentas, desde marzo, con la temperatura ambiente aconsejada para bebés de 23º, hasta junio…

¡Menos mal que tenemos calefacción por Gas Natural! Que aún me acuerdo cuando en casa de mis padres nos traían el gasoil, ¡qué pestazo! Y a mi eso de tener semejante cargamento en casa me daba un miedo… Y luego el engorro de estar pendiente de que no se te acabe, que como te despistes viene una ola de frío y tú sin reservas. Y ya no hablemos de las duchas, ¿a quien no se le ha acabado la bombona de butano un lunes a las 8 de la mañana recién enjabonada? ¿Os imagináis ir a enjuagar la cabeza a un bebé y que te pase? Ay madre…

Cuando compré mi piso tenía caldera de gasoil y calentador de butano, pero tenía tan vívidos los recuerdos de todos los líos en casa de mis padres –con carreras por ducharse primero incluidas- que preferí cambiarme a Gas Natural, que por otra parte con un único quemador ya tenía ambas cosas. La electricidad ya ni me la planteé, carísimo, y además lo de los acumuladores me parece un rollo.

Ahora con un niño y un bebé me alegro mucho de haber hecho el cambio, tengo la tranquilidad de tener la casa a una temperatura adecuada para ambos sin preocuparme de recargas ni bombonas, que bastantes preocupaciones tiene una. Y le tengo muy cogido el punto a la temperatura del agua caliente, de modo que nunca sale demasiado caliente, así no hay peligro de que ninguno se queme.

Nada como abrir el grifo y tener agua caliente, siempre, sin necesidad de recargas ni bombonas ni historias ¿verdad?.

gas natural

Post patrocinado

Qué es la maniobra de Hamilton a embarazadas, y por qué debes conocerla

Mamá Orquidea Dichosa

maniobra de hamilton La entrada de hoy considero que os la debo tras lo que me pasó en la última visita a mi ginecólogo. Algo que yo, sinceramente, jamás pensé que sucedería, pues hasta ese momento me había tratado con total respeto, por lo que tenía ganada mi más absoluta confianza.

Con motivo de mi diabetes gestacional las visitas al final de mi embarazo eran semanales. Ya en la semana 35 el ginecólogo me comentó que a partir de la 38 podíamos pensar en provocar el parto, a lo que yo le contesté que no tenía ningún interés ni prisa en adelantar el parto, que mi niña nacería cuando estuviera lista, a menos como es lógico  que se hiciera necesario por cuestiones médicas. Y que además tenía la intuición de que nacería ella solita en la 38. Y ahí quedó la cosa.

No volvimos a hablar del tema, y en la semana 37 a su pregunta de cómo me encontraba le comenté que me parecía que tenía contracciones preparatorias. Lo apuntó en mi expediente y me dijo que íbamos a hacer un tacto.

Como os digo, yo tenía plena confianza en él, así que pensé que quería comprobar si ya estaba dilatando. Pero tan pronto comenzó a hacerlo ya me mosqueé, no se parecía en nada a ningún tacto de los que me hicieron durante el parto de mi niño… ¡y me hicieron un montón!.

En cuanto noté que me molestaba me saltaron todas las alarmas, y le pregunté enfadada que qué estaba haciendo, que me estaba molestando. Comenzó a decir que ya me había dicho que sobre la semana 38 miraríamos de provocarlo… ¡pero que yo estoy de 37! ¡Y ya le he dicho que no tengo ningún interés en que nazca antes, que además va a salir ella sola en la 38!.

Balbuceó algo como que de todas formas estaba muy alta y no había podido tocar la membrana, pero en ese momento sus palabras habían perdido toda credibilidad para mi.

Sinceramente, no tenía ni idea de qué había hecho, pero intuía que nada que yo hubiera permitido de ser informada. Salí de la consulta y lo primero que hice fue comentarlo vía whatssapp con un par de amigas que intuía que podían ponerme sobre la pista…  en seguida Carol me dijo que aquello le sonaba a Hamilton. Busqué información, y ahí estaban mis sospechas confirmadas:

El despegamiento de las membranas (DM), también denominado separación de las membranas, fue descrito a principios del siglo XIX por Hamilton como una técnica para estimular el inicio espontáneo del trabajo de parto. Consiste en la separación de las membranas amnióticas del polo inferior uterino utilizando para ello el movimiento circular del dedo introducido por el examinador en el orificio cervical durante una exploración vaginal.

Fuente: MurciaSalud

¡Mecagoen! ¡el muy $%&@ había intentado provocarme el parto! Así, sin avisar, sin informar, y en la semana 37.

Mi embarazo iba bien, mi niña NO venía grande, la diabetes estaba controladísima, no tenía picos, me encontraba fabulosa, entonces… ¿por qué?.

Porque tu niña estará mejor fuera que dentro. Palabras textuales. ¿En serio? ¿con 37 semanas? ¡Venga ya hombre! ¿Y lo de informarme ANTES dónde quedó? Y ya no hablemos de los riesgos de intentarlo, como son el de infección o rotura de bolsa, y de sufrimiento fetal (por hiperestimulación uterina), algo de lo que tampoco me informó.

Os podéis imaginar mi enfado e indignación. Sobre todo porque yo estaba segurísima de que mi niña nacería ella solita en la semana 38… ¡como así fue!. Por suerte la maniobra fracasó, pero me pregunto qué hubiera pasado si llega a “salir bien”.  Porque la realidad es que no había ningún motivo para adelantarlo, y porque lo mejor siempre es que el parto se inicie por sí mismo.

Así que si estás en la recta final de tu embarazo y tu ginecólogo te dice que te va a hacer un tacto, pregúntale por qué. Por lo que me han contado es una práctica muy extendida, que hacen sin informar, cuando en realidad deberían informarnos y pedirnos conformidad. Y si no quieres que te adelanten el parto, asegúrate de que le quede claro.

Ojo, que no digo yo que en algunas ocasiones no esté indicado (cuando por cuestiones médicas se debe adelantar el parto), y desde luego es un modo suave de provocar el parto. Pero de ahí a realizarla por sistema hay un mundo.

Como dice el parto es nuestro… ¡no os bajéis las bragas!

Gracias @jm_uriarte y @MedFetal_CT por toda la información y apoyo prestados en un momento tan crucial

Cuando los hijos no llegan

Mamá Orquidea Dichosa

pareja

Hay una cosa que casi todas las parejas damos por hecho cuando decidimos tener hijos. Todos pensamos que el embarazo llegará cuando lo decidamos, que será fácil e inmediato, o quizás no tan inmediato pero si fácil.

Reconozco que en mi caso si que lo fue; en ambos casos me quedé embarazada tan pronto dejamos de tomar medidas, y por fortuna ambos embarazos tuvieron final feliz.

Pero por desgracia no siempre es así, y es algo que he podido comprobar en mi entorno muy cercano. Parejas que deciden “comenzar a buscar”  hijos, y ven que pasan los meses y el positivo no llega. Cuando los meses pasan a ser años comienza la preocupación, las consultas al médico, las dudas sobre la fertilidad. La propia y la de la pareja, porque como ya sabéis los problemas de fertilidad pueden venir de cualquiera de los dos.

La seguridad social… en fin, ya sabemos cómo está en general, y en éste caso no es mucho mejor. Largas esperas, muchas limitaciones, y en ocasiones poca comprensión. Si ya tienes algún hijo directamente te deniengan la opción siquiera de averigurar si hay problemas. Si no los tienes te queda por delante una interminable consecución de listas de espera. Y tiempo, mucho tiempo.

Si os cuento todo esto es porque hace un par de días una pareja a la que aprecio mucho ha cumplido su sueño de ser por fin padres. Han sido 10 años de búsqueda, incertidumbres, pruebas, consultas, dudas, miedos, pérdidas, dolor… 10 años durísimos. Intentando conseguir a través de la seguridad social lo que la naturaleza parecía querer negarles.Tras varios años de intentos infructuosos decidieron contactar con el IVI,  una clínica clínica especialista en tratamientos de reproducción asistida, y ha sido gracias a ellos que consiguieron el tan ansiado embarazo.

Me decían, con su niña entre los brazos, que si pudieran volver atrás hubieran acudido a hacerse pruebas mucho antes. Pero claro, ¿quién espera tener problemas? Y todo el mundo te dice que paciencia, que es normal, que te relajes y llegarán… pero lo cierto es que no es el único caso de mi entorno. Problemas de ovarios, de tiroides, semen de baja calidad, embarazos que no llegaban sin que hubiera motivo aparente para ello… cada vez son más las parejas que encuentran dificultades para concebir, y me consta que por aquí hay también alguna.

Por fortuna hoy día la medicina ha avanzado mucho en lo que a fertilidad y reproducción asistida se refiere. Se sabe más de la infertilidad y sus causas, y también sobre opciones y soluciones. La inseminación artificial y la fecundación in vitro están a la orden del día, todos conocemos a alguna pareja que han recurrido a ellas y han conseguido así tener hijos.

Así que si estáis intentando tener hijos y os está costando, no dudéis en consultar con un experto, puede haber muchas causas y algunas son de fácil solución. Y si ya estáis en tratamiento, no os desaniméis, se que es un camino duro, se que los tratamientos no son precisamente un camino de rosas, pero con los buenos profesionales con los que contamos en éste país el conseguirlo es cuestión de tiempo.

Más información: IVI

5 regalos para recién nacidos con los que acertarás seguro

Mamá Orquidea Dichosa

5 regalos para recién nacido con los que acertarás seguro

Cuando se anuncia la llegada de un nuevo bebé en nuestro entorno en seguida comienzan las preguntas: ¿qué necesitáis? ¿Qué os regalamos? Pues bien, hoy os traigo 5 propuestas de regalos con las que acertaréis seguros, regalos que todo bebé -o sus padres- necesitarán y agradecerán.

 

Una tarta de pañales

Tarta de pañales

foto de @aranda_virginia

Quien dice una tarta dice directamente un par de paquetes de pañales, aunque con investigar un poco en internet podéis darle la forma de tarta y que el regalo quede más resultón, para muestra la foto de arriba. Nunca sobran, y suponen un buen pico en el presupuesto familiar. Si tienes constancia de que quieran probar pañales de tela, puedes regalarles un par de modelos distintos para que puedan comparar.

 

Una mochila portabebés ergonómica

mochila portabebés marsupi plus

Un regalo que disfrutarán papá, mamá y bebé, seguro. Y ya no hay la excusa de precios, según he visto en la tienda de Eva puedes comprar una mochila ergonómica Marsupi Plus por 65 €. A partir de ahí el precio va subiendo según modelos, pero no me digáis que no es un precio más que asequible. ¡Y le sacarán mucho rendimiento, palabra!

 

Tuppers de comida

tuppers de comida

Unos cuantos tuppers de comida para congelar, o vales por 3 (por poner un número) tuppers a canjear semanalmente. En pleno postparto, nada más liberador que poder olvidarse de cocinar y ocuparse tan sólo de calentar la comida del día. ¡Os lo agradecerán infinitamente!

 

Vale por servicio de limpieza

vale regalo

Un vale por las horas que quieras de tareas del hogar, para hacerlas tú o que se encargue una empresa de limpieza. No se si alguna empresa lo oferta, pero si no es así ahí os dejo la idea. ¿Os imagináis despreocuparos de limpiar los baños, aspirar, fregar, planchar.. un par de semanas, esas tan complicadas primeras semanas? ¡Yo firmo! ¡Por favor, que alguien me lo regale!

 

Una sesión de fotos

Sesión de fotos de bebéfoto de 123 foto by Paris

Una sesión de fotos, de bebé o familiar. Esto depende un poco de cada uno, habrá quien prefiera que la sesión sea solo del bebé, y a quien le guste más la idea de una sesión familiar. En cualquier caso será una recuerdo maravilloso, ¿no os parece?

 

¿Cual te gustaría haber recibido a ti?

Por un IVA superreducido en los productos infantiles

Mamá Orquidea Dichosa

Por un IVA superreducido en los productos infatiles

¿Os imagináis que en lugar de pagar un IVA del 21% en TODO lo que habéis comprado para vuestros hijos, se pagara sólo el 4%? El trío, la silla de coche, la cuna, la hamaca, sacaleches, chupetes,  pañales, toallitas… si echáis cuentas veréis que hablamos de una cantidad importante de dinero que nos habríamos ahorrado cuando nacieron, pero también que nos continuaríamos ahorrando cada mes.

Eso es lo que proponen desde la revista en la que colaboro, Ser Padres; que, para ayudar a las familias, algo muy necesario con la crisis que estamos pasando, se reduzca el IVA de los productos infantiles al superreducido, que es el 4%. Así lo explican en el número de éste mes:

Campaña por un iva superreducido en los productos infantiles

Para conseguirlo han lanzado una campaña en Change.org, campaña en la que podéis fimar aquí: Por un IVA reducido para los productos infantiles .

Y por supuesto, os invito a compartir la campaña en vuestras redes sociales y blogs, entre todos podemos conseguir que incluyan esta reducción en el Plan Integral de apoyo a la Familia que el Gobierno está preparando.

Si deseáis incluir un botón en vuestro blog enlazando la petición en Change.org, podéis copiar y pegar el siguiente código donde queráis que salga el botón:




(después de seleccionar texto tienes que copiarlo)

También podéis descargar la imagen a mayor tamaño en el siguiente enlace: descargar imagen

¡Que corra la voz!

Mis trucos para lucir una piel suave y luminosa este verano

Mamá Orquidea Dichosa

trucos para una piel más luminosa este verano

Se acerca ya el verano, y todas empezamos a pensar en la operación bikini, en lucir piernas y brazos… y si no hemos hecho los deberes nos entran los siete males, ¿verdad?

Lo de la operación bikini me vais a permitir que lo obvie –y eso que Minchiña me ha dejado el cuerpo bastante decente-, pero lo que si puedo lucir este verano es una piel bonita y luminosa. Y os voy a contar mis trucos, que podéis seguir fácilmente.

1) Come para tu piel. Si algo aprendí con la dieta que tuve que hacer en el embarazo es que a la piel también se le cuida desde dentro. Zanahorias, naranjas, tomates, pimientos… son alimentos que comía en cantidad todos los días, y el resultado fue un tono de piel más dorado y una piel más hidratada.

 

2) Es imprescindible hidratar la piel en verano; aplica cada día aceite Jonhson’s baby aloe vera después de la ducha, sobre la piel mojada. Un gesto sencillo y que consigue hidratar tu piel en tiempo récord.

Yo ahora estoy usando aceite Jonhson’s baby con aloe vera, que se absorbe muy rápido y permite que te vistas inmediatamente, y además le da a la piel un tacto sedoso que me encanta, y ahora en verano que lucimos más piel, se agradece que luzca luminosa y suave.trucos para lucir moreno este veranoOs recomiendo aplicar también el aceite a los más peques, es una forma fácil y rápida de hidratar su piel, les vais creando el hábito, y podéis aprovechar para realizarles un masaje y que sea un momento de intimidad con ellos. Yo lo hago desde que mi niño era un bebé, y ahora nos aplicamos el aceite mutuamente. Y la princesa no veáis lo relajadita que se queda, y ya sabéis que los masajes son un medio excelente para conectar con nuestros bebés.

3) En la playa, después de ducharte para quitarte el salitre (antes de irte a casa), aplícate aceite Jonhson’s baby sobre la piel mojada. Además de aumentar la hidratación, reforzarás tu bronceado porque amplifica la luminosidad natural de la piel.

Éste truco lo ha usado siempre mi hermana, y tendríais que ver ver el brillo que luce su piel durante el verano. La muy bicha no me contaba el secreto, hasta que un día me fijé que justo al acabar de ducharse en la playa se aplicaba algo… ¡y era aceite Jonhson’s baby aloe vera! ¡Te pillé! Desde entonces yo también luzco morenazo ;)

Como veis son trucos que requieren poco tiempo; tan sólo tenéis que interiorizarlos, y sobre todo integrar el aceite en vuestra rutina de ducha, y os aseguro que notaréis los resultados en vuestra piel.

¡Ya me contaréis qué resultado os dan mis trucos!

 
Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C6C

5 maneras originales de pedirles que sean los padrinos

Mamá Orquidea Dichosa

5 maneras originales de pedirles que sean los padrinos

Cuando esperas un bebé,  una de las elecciones más relevantes es decidir quiénes serán los padrinos. Aunque en realidad (legalmente) no es más que algo anécdotico, lo cierto es que es uno de los “nombramientos” que se reciben con más ilusión.

En nuestro caso siempre lo tuvimos claro, ya desde antes de quedarme embarazada. Pero llega la segunda decisión difícil… ¿y ahora cómo se lo pedimos?

Ahí van unas cuantas ideas.

 

1) Con una ecografía

ecografía padrinos
Nada más emocionante que ver esa preciosidad de imagen acompañada de una pregunta tan emotiva, ¿verdad?

 

2) Con unas galletas decoradas

galletas padrinos
visto aquí
No se me ocurre forma más dulce ;) desde luego la cara de sorpresa está asegurada, ¿no creéis?

 

3) Regalándoles una camiseta

camisetas padrinos
Directo y claro, ¿no os parece? A mi me encantaría ;D

 

4) Que el propio bebé lo pida

body padrinos

Puedes pedirles que le cambien el pañal, o que le cambien de ropa, y… ¡sorpresa!

 

5) Escribiendo un post en tu blog sobre el tema

Ya que estamos…

Hermano, Hermana, ¿queréis ser los padrinos de Minchiña?

Si, ¡va en serio!

 

¿Qué os parecen las ideas? ¿Se os ocurre alguna más?

 
Si te ha gustado esta entrada o te ha resultado útil, ¡dale al +1 porfa!
 



Historia del parto que me habían negado {Semana mundial del parto respetado 2014}

Mamá Orquidea Dichosa

parto respetado

Esta historia comienza cuatro años atrás. Comienza cuando comprendí cómo había sido en realidad el parto de mi niño. Cuando me di cuenta de que había sido violentada, de que el que debería haber sido el momento más feliz de mi vida había sido en realidad una experiencia traumática. Comienza cuando de verdad conseguí asimilar cómo había sucedido todo. Entonces me prometí a mi misma que cuando volviera a ser madre tendría un parto respetado, que aquello no se volvería a repetir.

Así que cuando en la reunión de plan de parto me dijeron que las medidas de parto sin dolor me estaban vetadas por la diabetes gestacional insulinodependiente una alarma comenzó a sonar dentro de mi. Y cuando días más tarde el ginecólogo intentó hacerme una hamilton a traición, todos los fantasmas del pasado planearon sobre mi. Me vi de nuevo dilatando tumbada, despacio, con grandes dolores, y con la amenaza del intervencionismo innecesario rondando.

Me pregunté si quizás estaba abocada a que la historia se repitiera… y me preparé mentalmente para ello, por lo que pudiera pasar.

Fue una madrugada de martes, aún no había cumplido las 38 semanas, y me desperté con unas pataditas. Fueron como un “toc toc“, “Qué patadas más curiosas“, pensé. “Las 4 otra vez. Siempre me despierto a las 4, qué cosas...”

Me levanté, fui al baño, me acosté de nuevo. Pero estaba incómoda, cada vez más… hasta que llegó un punto que ya no aguantaba estar en la cama, y me tuve que levantar.

Las 4:30.

Volví al baño y lo comprendí todo. Ahí estaba el tapón… y una contracción muy clara.

Me fui directa a avisar a mi chico: “Cariño, estamos de parto. Pero no te preocupes, no hay prisa, esto acaba de comenzar.

Empecé a controlar las contracciones con una aplicación del móvil. Sólo tenía que pulsar cuando empezaban, de nuevo cuando terminaban, y luego puntuar el nivel de dolor. Al principio pensaba que quizás fuera sólo un ensayo, quizás no fuera aún el momento… pero las contracciones eran muy seguidas, y aumentaban de intensidad muy rápido. Cuando me quise dar cuenta estaba marcando intensidad de dolor 3 sobre 5.

Esta vez no sentí las aguas fluir, en cambio si que sentía como mi cuerpo se iba abriendo, como ni niña descendía dentro de mi con cada contracción.

No había pasado ni media hora, y me di cuenta de que todo iba muy rápido, mucho más de lo que yo esperaba. Quizás demasiado rápido. Recordé a Marta, a Eli y a Carol, y sentí un poco de miedo. No quería parir en casa, no podía, y menos de noche, en pleno pico de insulina… demasiado peligroso para la peque.

Las 5:00

Cariño, llama a mis padres, tenemos que irnos al hospital YA, esto va muy, muy rápido.

Empecé a notar como las contracciones eran muy fuertes. Recordé a mis chicas, a mi círculo de mujeres; “Todo está bien, todo es perfecto. Deja que fluya. Todo irá bien”. Dejé a un lado el móvil y me dejé llevar por lo que el cuerpo me pedía. Me paseaba, me balanceaba, me subía al sofá para recibir las contracciones de rodillas. Sentía que las ganas de empujar eran inminentes.

Cariño, ésto es el plan de parto, en cuanto entremos en el paritorio se lo das a la matrona. No lo van a respetar por la diabetes, pero al menos que sepan cuales son mis deseos.

Llegaron mis padres para quedarse con el peque y salimos para el hospital. ¡Qué incómodo se me hizo estar sentada! Me dolía cada giro del coche, y algo dentro de mi me pedía ponerme en pie. Por suerte no tardamos ni 10 minutos en llegar. Bajé a duras penas del coche,y los escasos pasos hasta la ventanilla de urgencias se me hicieron eternos. Nos pasaron directos a exploración, sólo tuve que atravesar un pasillo y me debí parar dos veces a apoyarme para recibir una contracción… y ya en el cuarto me costó mucho, mucho desvestirme… “no se si podré salir“.

Una exploración rápida y confirmado: estás en completa, a paritorio.

5:35

Mis recuerdos aquí ya están entre nebulosas. Recuerdo una matrona, bueno dos, que eran como dos pequeñas luces que iluminaban tenuemente, sin molestar. “Vamos a intentar ponerte la vía, a ver si entre contracciones doy“. “¿Quieres probar a sentarte?” “¿Quieres intentar subirte a la cama? Quizás estés más cómoda“. Probé la silla de partos, pero me resultó horriblemente incómoda. Con la cama ya no me atreví, no sabía si sería capaz de subir. Estaba en pie junto a la cama, apoyada con mis manos en ella. Todo mi cuerpo y mi mente estaba concentrados en las ganas salvajes que tenía de empujar. “Venga, empuja poco a poco, despacio…” ¿Despacio? ¿Cómo se hace eso? Me sentía como un potro desbocado…

Todo hasta aquí transcurrió muy, muy rápido, tanto que creo que no me dio tiempo a asimilar el dolor. Pero en el momento en que mi niña coronó pareció que el tiempo y el espacio se hubieran detenido. Recuerdo empujar y empujar y notar que no se movía, sentir desesperacion, decir después de varios intentos algo así como “No puedo, sacármela, ya no puedo más“… pero no era yo, no se cómo explicarlo. Entonces noté que empezaba a bajar, y un alivio inmenso me envolvió. Continué empujando, sentí como se deslizaba entre mi cuerpo, y así nació mi niña.

La recogieron y la pusieron en la cama frente a mí, entre mis manos.

6:05. Mi niña ya está entre mis brazos.

Me gustaría poder explicaros lo que sentí en ese momento, pero… no hay palabras. Creo que os lo podéis imaginar ;)

Nos dejaron estar así unos minutos, y luego le cortaron el cordón. Me tumbé para alumbrar la placenta, y mientras me pusieron a mi niña encima, haciendo piel con piel. Sólo la apartaron de mi unos minutos para vestirla, en la misma habitación, a mi lado.

No, no me hicieron episiotomía. Sólo tuve un pequeño desgarro. Me pusieron una vía de glucosa, y no se cómo lo hicieron porque apenas me enteré. Parí de pie, en la posición en la que yo me encontraba cómoda. Y todo esto sin plan de parto, porque a mi chico no le dio tiempo a entregarlo.

Nos dejaron en el paritorio bastante tiempo, creo que un par de horas, y luego nos subieron a planta.

Tuve el parto que yo deseaba, un parto respetado, un parto con el que ni me atrevía a soñar, y no lo tuve que exigir, no tuve que pelear por él. Lo tuve porque me acompañó una MATRONA, así, con letras mayúsculas.

Gracias Esther.

foto: http://www.freeimages.com

De malas madres, colaboraciones y ovejas negras

Mamá Orquidea Dichosa

IMG_20140517_112733
Mira que me prometí a mi misma que no me pronunciaría. Pero parece que aquí o dices amén a todo o no tienes sentido del humor y no te enteras de nada. ¿Y la capacidad de autocrítica? ¿Ya no aceptamos disparidad de opiniones?

Todo esto viene a mi última colaboración en la revista Ser Padres. En ella presentaba al Club de las malas madres, y ponía en contraposición un par de entradas que criticaban al club muy duramente.  Y me preguntaba si era justo juzgar a todo el club por algún comentario desafortunado que se lee en él.

¡Pues ya la hemos liado! ¡Hay que ver cómo saco las cosas de contexto! ¡Podía poner más entradas defendiendo el club! ¡Podía poner entradas en contra que no fueran tan críticas!  ¡Mira ésta como se sube al carro!

Para quien no sepa cómo funciona una revista (yo antes no lo sabía), la maquetación se hace un mes antes.Y por si no os habíais fijado, mi sección se llama “En la red”. Y cuando yo escribí la colaboración, el tema candente era la reacción que se estaba generando hacia el club. Es decir, que esa colaboración lleva escrita y entregada desde principio de abril, así que permitidme que me ria de lo de subirse al carro.

Para empezar,  por si alguien lo duda,  si mi opinión del club fuera negativa no lo mencionaría.

Para continuar,  he puesto las dos entradas que a mi me parecer mejor recogían las opiniones contra él y que recibieron más apoyo.

Creo, corregidme si me equivoco, que la descripción que hago del club es bastante certera. Quizás porque lo llevo siguiendo desde sus inicios, así que conozco muy bien la filosofía que hay detrás,  y me he leído todos o casi todos sus tips y muchos de los hilos que se han desarrollado en torno a ellos.

Mi impresión,  y de nuevo corregidme si me equivoco, es que la mayoría de mujeres que han unido a él son madres que se esfuerzan por hacerlo lo mejor que pueden, y en el club encuentran una salida al estrés que supone ser madre,  y consiguen quitarle hierro a lo que les hace sufrir. Que no es poco hoy día,  que las madres somos juzgadas por todo y por todos, pero sobre todo por nosotras mismas, que nos auto exigimos mucho y más. Y como ya escribí en su momento, creo que todas somos buenas madres, aunque a veces parezca que se nos olvida.

Pero también creo que en el club, como en todas partes, hay ovejas negras.  Creo que hay comentarios que sobrepasan los límites del buen gusto, por decirlo suavemente,  y eso es un hecho; negarlo me parece absurdo, y convertirlos en tips ya me parece un error, y lo siento pero no, no me hace puñetera gracia.

Pero que no me hagan gracia alguno de los tips no quiere decir que no me muera de la risa con otros, ni que no me guste la filosofía con la que se fundó el club, la que tienen la mayoría de madres que forman parte de él, la que hizo que llamara mi atención y me gustara. Me parece muy necesario que nos riamos de nosotras mismas, que bastante dura es la maternidad hoy día.

Lo gracioso del asunto es que la colaboración no expresa mi opinión; da a conocer el club, pone el contrapunto e  invita a reflexionar. Es verdad que apunto que hay comentarios desafortunados, pero poco menos que parece que lo haya demonizado, cuando ni es así ni era mi intención, y sinceramente creo que al leerlo muchas madres se sentirán identificadas buscarán el club.

Pues debo decir que además de mucho humor tengo criterio y opinión propia, y suficiente personalidad y seguridad en mi misma para expresarla. Y lo siento si a alguien le molesta, lo siento si no aplaudir determinadas cosas que a mi me parecen burradas no gusta, pero antes de ofendernos a la mínima oposición y dedicarnos a atacar y a tachar de falta de humor o de no comprender nada,  quizás, solo quizás,  deberíamos preguntarnos si no habrá parte de razón en ella

¿Donde está Nancy? {Concurso}

Mamá Orquidea Dichosa

¿dónde está Nancy?

Hoy os traigo un concurso muy divertido de la mano de Famosa. Se trata de ¿Dónde está Nancy?, que consiste en hacer una foto de tu Nancy favorita siguiendo sus indicaciones y subirla a su web. Lo mejor es que tienen varios concursos activos a la vez y puedes participar en todos ellos.

¿El premio? Distinto en cada concurso, así que abre bien los ojos. Ahora mismo están activos #favoritosdeciudad y #tuexcursión, estas son las instrucciones:

- Tu excursión al campo: como su nombre indica, tienes que enviar una foto de tu excursión al campo con tu Nancy. Podrás ganar una Nancy Animalitos en el lago.

¿dónde está Nancy?

 

- Los favoritos de tu ciudad: Haz una foto a tu Nancy en los rincones favoritos de tu ciudad. Podrás ganar una Nancy decora tu vestido.

¿dónde está Nancy?

¿A que suena divertido? Yo recuerdo que llevaba a mi Nancy siempre a todas partes conmigo, así que no me resultaría difícil participar en estos concursos ;D De hecho salgo en unas cuantas fotos de niña con ella… ¡si es que éramos inseparables!

En cada uno de ellos se sortearán 15 muñecas Nancy así que no pierdas la oportunidad y ¡mucha suerte!

Por cierto, puedes subir las fotos a través de su web http://dondeesta.nancyfamosa.es/ , pero también puedes descargarte la app (disponible para IOS y Android), y así te resultará más fácil participar en varios sorteos y subir varias fotos. Ya sabes, cuantas más fotos, más oportunidades de ganar ;)

Estoy pensando que quizás mi madre aún tenga guardada mi Nancy… voy a ver si la rescato y le hacemos unas fotos, se me ocurren unos cuantos sitios donde hacer la foto en la ciudad, además aquí tenemos varios lugares ya tradicionales donde hacerte la “foto de recuerdo” porque quedan muy simpáticas… así que con la Nancy sería genial. Y la foto en el campo, se me ocurre llevar al pueblo y hacerle junto a las cabritas, otra en el paseo del río, subida al viejo Castaño… ¡se me ocurren un montón!

Oye, no me las copiéis eh, que queremos participar… ¡a ver si ganamos una de las Nancy!

Ya sabéis, una cámara, vuestra Nancy, y a hacer fotos. ¡Que tengáis suerte!

 

post patrocinado

1 2 3 42