Ropa para niños casi nueva, ahorra en la vuelta al cole


Feliz lunes XVII: vive tus sueños

Mamá Orquidea Dichosa

¿Qué os parece esta frase de Steve Jobs?

tu tiempo es limitado, no lo desperdicies viviendo el sueño de otra persona

A veces tengo la impresión de que a mi generación nos han educado para vivir el sueño de otros, de nuestros padres. Debemos estudiar una carrera y un master, conseguir un buen trabajo, con contrato fijo o ganar una oposición, embarcarnos en una hipoteca, y luego ya si eso tener hijos. Pero… ¿y si no es eso lo que yo quiero? ¿Y si no quiero estar toda mi vida atada a un mismo trabajo? ¿Y si pagar una hipoteca me parece una esclavitud innecesaria? ¿Y si quiero tener los hijos antes de todo eso, y no después?

Se supone que somos más libres que nunca, y yo hay días que no lo tengo tan claro. ¿No estaremos viviendo en una jaula de oro?.

Hoy os invito con esta frase a reflexionar sobre vuestros sueños, a preguntaros si los habéis alcanzado, estáis en camino, o por el contrario estáis viviendo el sueño de otros.

¡Feliz lunes!

 

 


copia el código para #felizlunes aquí


 

SORTEAZO con Percentil, ¿te has apuntado ya?

Mamá Orquidea Dichosa

ropa de niña casi nueva

¿Os habéis apuntado al sorteazo con Percentil? Os recuerdo que habrá CINCO ganadores, como veis en Percentil la ropa está baratísima así que le sacaréis rendimiento al vale descuento. Y además de ropa casi nueva encontraréis también ropa sin estrenar, con todas sus etiquetas, pero más barata que en la tienda. ¡Un chollo!

No olvidéis que además de compartir el post tenéis que dejar un comentario apuntándoos. ¡SUERTE!
Para apuntarte al sorteo: http://www.laorquideadichosa.com/2014/09/mi-ahorro-en-la-vuelta-al-cole-comprando-ropa-de-ninos-casi-nueva.html

Feliz lunes XVI: dale la vuelta a la tortilla

Mamá Orquidea Dichosa

¡feliz lunes!

Mira que no creo en las casualidades, pero lo del lunes pasado fue una casualidad en toda regla. No suelo ver El Hormiguero, básicamente porque lo normal a esas horas es que esté envuelta en la maraña “baños-cenas-dormir”. Pero Minchiña estaba un poco roñosa y la estaba paseando en brazos, mientras mi chico se encargaba de centollito. Y tras un rato de paseo pensé en sentarme un poco en el sofá, a ver si colaba, y encender la tele… y mira tú por donde, justo en ese momento, paso por antena 3, veo a Kylie Minogue y me paro a escucharla, y unos segundos después Pablo Motos le presenta un proyecto que, dice, llevan preparando un año.

El proyecto en cuestión es un videoclip, el que os muestro a continuación, y que me hizo pensar inmediatamente “esto se va para el próximo feliz lunes de cabeza”. ¡No te lo pierdas!

Estooo… vamos a obviar los desafines jajajajajajaja

¡Felicidades por esa inyeccion de positivismo!

Aprovecho para contaros que mi niño comienza el cole esta semana, así que pronto retomaré la actividad normal del blog.

¡Feliz lunes!


copia el código aquí

¿Dónde comprar más barato en la vuelta al cole?

Mamá Orquidea Dichosa

¡vaya precios!

El año pasado pude comprobar lo complicado que puede ser realizar la compra de material escolar para la vuelta al cole. Algo que cuando yo era pequeña consistía en “ir a la librería” y “a comprar ropa”, hoy día se convierte en casi un peregrinaje de tienda en tienda preguntando y comparando precios, pues a poco que comparas te das cuenta de que puede haber grandes diferencias.

En esto mismo reparó un grupo de alumnos de un master de mercadotecnia, y para hacernos la vida más fácil realizaron una interesante y práctica infografía comparando distintas categorías de productos, comparando su precio en distintas tiendas de reconocido prestigio y calidad.

ahorrar vuelta al cole

¿Lo habíais visto? Estoy por pedirles que hagan alguna comparativa más de éste tipo con otros productos, me ha resultado muy interesante y útil.

A una mamá reciente del segundo

Mamá Orquidea Dichosa

carta a una mamá de dos

Hoy os comparto una maravillosa carta que me escribió una amiga nada más nacer Minchiña, una carta que me emocionó y aún me emociona cada vez que la leo. Mi amiga María, madre de familia numerosa, escribe el blog Madres Cabreadas, un blog que os animo a descubrir (si no lo habéis hecho ya). Si estáis a punto de tener a vuestro segundo, o si acabáis de conocerlo, o soñáis con él, esta carta os emocionará, seguro.

Querida amiga:

Acabas de vivir por segunda vez una de las experiencias más maravillosas de la vida, y sin embargo ha sido tan diferente de la primera vez que casi te sientes como primeriza.

Pero no lo eres, tienes la seguridad y el aplomo de quien ya ha pasado por lo mismo hace un tiempo y lo vivirás todo con más serenidad.

Tienes un mundo nuevo por descubrir, ser mamá de dos es ser el doble de mamá de lo que has sido hasta ahora. La vida te dará un giro de 180 grados y la familia tendrá que adaptarse al nuevo miembro. Hasta que todos re descubran su nuevo lugar pasará bastante tiempo, y los temidos celos de su hermanito mayor no tardarán en aparecer, aunque no te preocupes demasiado porque van por rachas.

Tu vida de pareja también sufrirá algunos cambios importantes porque, sobre todo al principio, no tendréis tiempo casi ni de hablar a solas, ya que el mayor demandará tanta atención como el pequeño, y el papá jugará aquí un papel crucial para evitar que se sienta desplazado.

Cuando acuda a tu mente el miedo o la impotencia piensa que es el cansancio que hace mella en ti. Pide ayuda y déjate ayudar, no quieras hacerlo todo tú. Eres una mujer valiente y valiosa, pero no te exijas ser una heroína. No tienes que demostrar nada. Date permisos, perdonare los errores y tomate un respiro.

Piensa que el amor es lo único que viola las matemáticas. Descubrirás que cuanto más das, más tienes!!! Y que eres capaz de amar a los dos con todo tu corazón, y dar a cada uno lo que necesita en cada momento.

Le has hecho a tu hijo mayor el mejor regalo que nadie le hará jamás. Ahora es demasiado pequeño, pero dentro de un tiempo descubrirá su mejor compañera de juegos, su amiga, su confidente y alguien con quién ir de la mano por la vida.
Enhorabuena, amiga.

Muchas gracias, María, es un lujo tener una amiga como tú.

Mi ahorro en la vuelta al cole comprando ropa de niños casi nueva {y sorteo}

Mamá Orquidea Dichosa

ahorra en la vuelta al cole

Ahora que soy mamá de dos me toca más que nunca vigilar mucho la economía familiar, y especialmente el gasto en ropa, pues les queda pequeña tan rápido que es un continuo ataque a nuestro bolsillo. Si encima hablamos de la vuelta al cole, entre los libros, material escolar, mandilones, y llenar el armario de ropa y calzado de otoño… más vale ajustar bien las cuentas para no subir la cuesta de enero ya en septiembre.

En nuestro caso, por ahora de libros y material escolar llevamos unos 150 euros, y eso que por ahora es sólo para uno. Pero  llenar el amario de ambos de ropa de otoño es otro percal, y si encima al niño le da por pegar un estirón y dejar toda la ropa pequeña a final de agosto ya es para pegarse un tiro… así que me puse a investigar las webs de ropa usada de niños.

Así fue como llegué a Percentil, la mayor tienda de compra y venta de ropa casi nueva. La verdad es que ya la conocía hace años, pues cuando mi niño tenías apenas un año y vi la cantidad de ropa que quedaba como no se hubiera usado, investigué la posibilidad de venderla. Es una opción genial para recuperar parte de la inversión, aunque en nuestro caso al final lo descarté, pues en todas las tiendas  piden que la ropa tenga las etiquetas, y al tener mi niño dermatitis atópica siempre se las recorto. Si en tu caso tienes la ropa con todas las etiquetas, te aconsejo echar un vistazo al apartado vende tu ropa de Percentil, pues por lo que he visto es tan fácil como que te mandan una bolsa, la llenas, ellos la recogen y te dicen lo que te pagan.

En fin, me puse a buscar ropa para mi niño, y la verdad es que me quedé sorprendida tanto de los precios, que me parecieron muy muy ajustados, como de la cantidad y calidad de la ropa. En serio os digo que me costó no volverme medio loca y fundir la tarjeta, pues ofrecen ropa de niños para todos los estilos y gustos, y hay prendas desde un euro. Para muestra, éste conjunto que compré para mi niño:

ropa de niño casi nueva

Si, habéis leído bien: 12,48€ el conjunto, y ambas prendas pasan por nuevas, de hecho apenas las deben haber usado porque no se les aprecia ni desgaste de lavado. Y ojo, ¡ambas de marca!. Siendo ropa de niño han debido usarla muy poco, que ya sabemos cómo desgastan la ropa.

Con tanto comprar ropa para mi niño me entró un poco de remordimiento, así que decidí mirar algo también para mi niña, pobrecita mía… pues mirad qué conjunto más apañado:

ropa de niña casi nueva

¡Ni diez euros! Y de nuevo ambas prendas como nuevas. El vestido es de pana y traía un poco de pelusa pero es la típica de lavarla o mezclarla con otras prendas, vamos lo normal, que me ha sucedido con prendas nuevas, le he pasado un quita pelusas y listo.

Reconozco que me costó un montón decidirme, porque tienen un montón de vestidos muy ajustados de precio, y si no me creéis echad un vistazo al apartado de ropa de niña y me contáis.

Me ha encantado de la web que los colores son fidedignos; me daba un poco de miedo la combinación chaqueta/vestido por si los tonos rosas se mataban, pero gracias a la calidad de las fotos acerté de pleno con el color. ¡Un diez para ellos! Y al día siguiente de hacer el pedido lo tenía en casa, así que más no se le puede pedir. Y por cierto, también tienen ropa para nosotras, miedo me da echar un vistazo, que seguro que me encapricho de medio catálogo.

En resumen, no podría estar más contenta con el resultado; tienen muchísima variedad de ropa, así que me resultó fácil encontrar la ropa que buscaba (no fue tan fácil acotar y decidirse jajajajajaja) los gastos de envío son de 3 euros, y si pasas de 39 € ya son gratis. La diferencia de precio respecto a comprar la ropa nueva es considerable, y en cambio las prendas no parecen ser usadas, así que todo son ventajas.

Para la vuelta al cole han seleccionado más de 30.000 prendas con ahorros hasta del 85%. ¡Como para dejarlo pasar!

Os comento además ahora mismo tienen activo un concurso en facebook y puedes ganar la ropa de tu hijo para un año gratis:

sorteo percentil

 

Gana un cupón regalo de 10 €

Ahora viene lo mejor de todo. Como he quedado tan contenta con la ropa y el servicio de Percentil, os he conseguido CINCO cupones regalo para que podáis comprobarlo por vosotras mismas. Habrá, por tanto, CINCO GANADORAS, y lo vamos a poner muy, muy fácil.

Sólo tenéis que compartir éste post en las redes sociales y dejar un comentario en éste post apuntándoos, diciéndome qué os gustaría comprar y para quien, e indicando en qué red social lo habéis compartido y el enlace. ¡Nada más!

Quizás 10 euros no os parezcan gran cosa, pero os puedo asegurar que en Percentil cunden mucho, ahí van unos ejemplos que lo demuestran:

blogueras_prendas

Tened en cuenta que tienen prendas desde 1 euro, así que le sacaréis buen provecho seguro.

No olvidéis poner vuestro email en el campo correspondiente (no en el comentario) y facilitar el enlace de haber compartido el sorteo, a quien no cumpla todos los requisitos lo tendremos que eliminar. Para las más despistadas os recuerdo que al final del post hay unos bonitos botones para compartirlo en todas las redes sociales :)

Atención: el cupón regalo NO incluye gastos de envío, que correrán por cuenta del ganador. Sólo se realizarán envíos a territorio peninsular.

El plazo para apuntarse finaliza el día 12 de septiembre a las 23:59.

¡Mucha suerte!

 

Feliz lunes XV: Luchando contra imposibles

Mamá Orquidea Dichosa

¡feliz lunes!

Comenzamos el mes recuperando las buenas costumbres, entre ellas la de arrancar una sonrisa todos los lunes.

Éste año he vuelto de las vacaciones francamente agotada; entre los dos no me han dejado tiempo ni para respirar, menos aún para escribir. Pese a todo, mi cabeza no ha parado de trabajar, así que vengo agotada pero con mil ideas en la cabeza, y también con una idea para conseguir conciliar el tener un bebé tan pequeño con mi trabajo. Y a ésto viene la frase de hoy, porque a veces las cosas nos parecen imposibles, pero a veces los imposibles están sólo en nuestra cabeza.

lo único imposible es aquello que no intentas

Así que estoy totalmente dispuesta a intentarlo, todo lo que tengo en la cabeza… veremos si soy capaz de hacerlo. ¡Anímate tú también a sacar adelante eso que te quita el sueño! Tú puedes, lo sabes, ¿verdad?

 

¡Feliz lunes, y que sea leve la vuelta al trabajo!

 

copia el código aquí

Porteando que es gerundio

Mamá Orquidea Dichosa

porteando que es gerundio

Cuando centollito era bebé porteé solamente en bandolera de anillas y mei tai; con el fular directamente no me atrevía, y respecto a las mochilas, no tenía claro si me adaptaría a usarla, ni conocía a nadie que tuviera una mochila portabebés ergonómica para probarla, y me daba apuro gastarme ese dinero sin saber si le sacaría rendimiento.

Tanto la bandolera como el mei tai fueron muy económicos, y la verdad es que con el uso que les di fue un dinero bien invertido. Más adelante pude probar la boba air, y me confirmé en mi impresión de que si hubiera comprado una mochila portabebés habría porteado mucho más.

En ésta ocasión tenía el deseo de hacerlo, y contaba además con la suerte de tener a Eva para acompañarme y asesorarme, y hacerme el enorme regalazo de prestarme sus mochilas para que yo pudiera usarlas con mi niña.

Además se ha dado el caso de que mi niña tenía reflujo y no soportaba estar tumbada, así que el porteo se convirtió en algo vital para nosotras, y de no ser por ello muchos días no habríamos conseguido salir de casa.

Así, he podido comprobar que la Emeibaby es una mochila súper adaptable que se puede usar incluso con bebés pequeñitos, y que aunque parece complicada es muy fácil de ajustar. Que la Caboo Carrier tiene todas las ventajas de un fular en cuanto a uso en recién nacidos y ligereza, y las de una mochila en lo referido a facilidad de uso. Y también que la Marsupi es una mochila súper fresca pero al mismo tiempo da un buen soporte, y la sensación es la de portear con un mei tai pero sin nudos ni largas tiras. Todo un descubrimiento.

Durante estos meses he alternado el uso de estas tres mochilas portabebés, y también he usado un fular elástico, e incluso una bandolera de anillas en algunos momentos, lo cual es todo un lujo, pues he podido comprobar y comparar las ventajas y desventajas de cada uno de estos portabebés, y también he aprendido que cada sistema tiene sus momentos y usos más favorables, así que he pensado que os voy a ir contando lo que me parece cada cual, por si os sirve de ayuda.

Sobra decir que si tenéis cualquier duda, Eva es la mejor asesora que podréis encontrar, no dudéis en consultarle si estáis pensando en portear, porque además su tienda es la única especializada exclusivamente en mochilas portabebés.

Y tú, ¿has porteado a tu bebé?

Tres meses y veinte días

Mamá Orquidea Dichosa

Minchiña

Tres meses y veinte días cumple hoy mi niña. Ni siquiera tiene cuatro meses. No se aguanta sentada. No se alimenta de nada más que de leche, directamente de mi pecho. No se duerme solita. No acepta del todo bien a extraños. No le gusta ni el chupete ni el biberón. No concibe su existencia sin mi a su lado.

Sin embargo, el estado considera que ya es momento de que yo regrese al trabajo, que ya es suficiente, así que toca dejarla en una guardería las horas necesarias para que yo pueda “ser productiva”.

Cuatro meses, aún no.

He temido este momento desde antes de quedarme embarazada, desde antes incluso de pensar en volver a quedarme embarazada.

De hecho, éste momento es la causa de que yo decidiera cambiar el rumbo de éste blog, y dejara de ser un espacio de desahogo y dispersión personal para intentar ofrecer el máximo posible de mi misma y de paso poder rentabilizarlo un poco.

Y es por éste momento que me hice autónoma, para poder aceptar las propuestas de colaboración que hasta entonces rechazaba casi en su totalidad. Y desde entonces, cada vez que iba a decir NO a un post patrocinado por uno u otro motivo, pensaba en éste momento. ¿Cómo lo iba a rechazar?

No paro de pensarlo, y sin embargo no soy capaz de asumirlo. Hago cuentas del dinero que he conseguido ahorrar, de los gastos que tenemos afrontar… suma vacaciones, resta hipoteca… ¿cuánto lo podré estirar? Pero un dolor me martillea el corazón y no me deja pensar. Ni siquiera tiene cuatro meses. ¿Cómo la voy a llevar a una guardería?

Se me revuelve el estómago, me ahogan las lagrimas, me cuesta respirar.

Sé perfectamente que muchas os habéis tenido que enfrentar a ello. Sé que vuestros hijos están perfectamente. Pero no puedo. Es superior a mi, es un instinto animal que me grita que no me puedo separar de ella, y que hace que se me encoja el alma, que me duela el corazón como si me lo intentaran arrancar desde el estómago.

Ni siquiera tiene cuatro meses.

Sé que para quienes aún no son padres éste momento no parece importante, “es lo que hacen todos”. Pero cuando has tenido a ese bebé más de tres meses en tus brazos, en tu pecho, cuando ya has vivido una adaptación a una guardería y todo lo que conlleva, éste momento se convierte en una tremenda montaña que no querrías tener que escalar jamás.

Por fortuna aún me quedan las vacaciones, y a continuación la (muy escasa) excedencia que pueda arañar gracias a éste blog, pero no puedo dejar de pensar lo muy absurdo que es ésto en realidad.

Tres meses y veinte días, y se supone que ya tienes que estar lista para enfrentarte al mundo sin mi.

Minchiña

Establecer la lactancia a pesar de la ¿ayuda? en el hospital {SMLM 2014}

Mamá Orquidea Dichosa

lactancia materna en recién nacido

Si me dicen que iba a ver peligrar la lactancia de mi niña,   después de 4 años de lactancia materna a demanda con mi niño,  no me lo habría creído. Así de claro.  Pues os puedo decir que 24 horas después de nacer mi niña me di cuenta de que debía buscar ayuda urgentemente,  pues la lactancia iba directa hacia el fracaso. Pero empecemos por el principio…

Como ya os conté, el día que nació Minchiña fuimos atendidas por una matona muy respetuosa, que en seguida la puso sobre mi para que buscara el pecho. A Minchiña le costó un poco engancharse, pero finalmente lo hizo, aunque el agarre era malo por lo pequeñita que era ella, y creo que un pequeño frenillo que tiene también hizo lo suyo. Todo iba más o menos como debía, con las dificultades normales del principio, pero no tardó en comenzar a torcerse.

Debido a mi diabetes gestacional y a que me pinchara insulina tenían que controlar que ella no hiciera hipoglucemias, así que cada 3 horas le hacían un control de glucosa. Y se lo hacían igual que yo me los había hecho, con el mismo modelo de glucómetro y las mismas agujas. Y no son agujas pequeñas, por cierto. Como ya os podéis imaginar, que vinieran católicamente cada 3 horas a pincharla poco a poco la fue poniendo más y más nerviosa. Comenzaron los comentarios de que iba muy justa, que debería darle una ayudita, por asegurar. ¿Pero le ha dado bien el control? Bueno, justita… te dejo aquí el biberón de glucosa, por si acaso.

Como ya me sabía la lección, yo la ponía al pecho continuamente, la tenía junto a mi, le ofrecía, vamos ponía todo mi empeño en que tomara lo máximo posible. Y creía que ella tenía suficiente. Pero cuando te están diciendo que está cercana a una hipoglucemia, coño (con perdón) das biberón y das lo que haga falta. Pero a lo que no estaba dispuesta era a dar el biberón “por si acaso”, pues no me parecía necesario, y mucho menos que no me dieran más opciones ni biberones pensados para no interferir en la lactancia.

Minchiña nació a las 6 de la mañana, imaginad como estaba ya a las 6 de la tarde… Para más inri, se la llevaron para hacerle la prueba de sordera justo en un momento en que estaba dormida. Tardaron muchísimo en traerla de vuelta, y cuando la traen viene dormidísima. Se despierta y no pide pecho. Yo ya mosqueada, diciendo que aquello era raro raro… la acerco al pecho, y abre la boca, como esperando que cayera algo. Os podéis imaginar mi cabreo, estaba clarísimo que le habían dado un biberón, cosa que note también cuando empezó a succionar y me hizo un daño de mil demonios.

A todo esto, yo preguntaba, por si llegaba a hacerse necesario el biberón de glucosa, si no había algún otro modo de dársela, que había oído que mejor con cuchara o jeringuilla… ui que va, si siempre se da así, que no pasa nada, que no interfiere, con cucharilla o jeringuilla se pueden ahogar, quita quita… Allí todo el mundo creía saber mucho de lactancia materna, y a mi cuanto más abrían la boca más claro me quedaba que no tenían ni idea.

Así que tras todo un día de pinchazos, yo pesada y nerviosa en ponerla al pecho, ella que era chiquirritina y se le notaba que no tenía demasiada fuerza para succionar, que el agarre no acababa de ser bueno, y la ayudita del biberón… llegamos a la noche agotadas, ella llorando continuamente y nerviosa sin poder dormir, mi madre empeñada en ponerla en la cunita para que yo pudiera descansar, y yo intentando compatibilizarlo todo… Con este panorama la noche fue un horror, no dormimos NADA. Lo máximo que durmió ella seguido fue media hora, yo ni 15 minutos. Cada vez se ponía más nerviosa cuando la acercaba al pecho, por veces parecía la niña del exorcista de lo nerviosa que estaba, y yo sólo podía pensar en que tenía que mamar si o si, que podía hacer una hipoglucemia, y que si tomaba otro biberón, viendo lo sucedido tras el primero, quizás ya no quisiera más pecho… Lo único que dormí esa noche fue cuando la vinieron a buscar a las 9 de la mañana para bañarla, y en ese momento hice un k.o. que no me hubiera despertado ni una traca de las fallas de Valencia.

Creo que la trajeron de vuelta al cabo de una hora, y poco después llegó mi chico. En ese momento tenía clarísimo que si no encontraba alguien que me ayudara a mejorar el agarre y la postura salíamos de alli con biberones bajo el brazo. Y lo siento pero no, no estaba dispuesta.  En ese momento ya tenía una buena cantidad de calostro, con sólo apretar un poquito ya salía. ¡Como iba a aceptar biberones con esa cantidad de calostro! Me parecía demencial. Así que le pedi que fuera a buscar a una asesora de lactancia, que mirara en la sala de lactancia, que preguntara por Bico de Leite, que necesitaba a alguien que nos echara un cable.

Por suerte dimos con nuestro segundo ángel de la guarda, una matrona que de verdad sabía, que me revisó la postura y el agarre, y en resumen me recomendó paciencia y tranquilidad, pues sólo me tuvo que corregir un poco, y que no me agobiara por los picos porque si no había hecho una hipoglucemia ya no la haría. Así que le hice caso y aprovechando que ya tenía una buena producción empecé a comprimirme y apretar un poco el pecho, para asegurarme de que Minchiña recibiera el máximo de calostro en cada toma. Aún así, continuó dando “muy justa” en alguna prueba, pero mi amiga Sonia ya me había explicado que podía darle con una jeringuilla al tiempo que mamaba, y cómo hacerlo, así que en la siguiente prueba que dio justita le suplementamos un poco así.

Esa segunda noche yo ya tenía claro que tenía que ponerme cabezota, y dormí con la peque pegadita a mi, mamando cada poco tiempo. Ella durmió muchísimo mejor, y yo al menos pude descansar un poco… y al día siguiente ya nos fuimos a casa, sin pinchazos, ni biberones, ni miradas de reproche por tenerla en la cama junto a mi.

Lo triste de esta historia es que si llego a ser primeriza se hubieran cargado nuestra lactancia, no me cabe la menor duda. Con buenas intenciones, porque en todo momento se preocupaban de que la niña estuviera bien, pero no se daban cuenta de que con pequeños gestos estaban poniéndonos zancadillas. ¿En serio no hay otro modo de medir las glucemias a un recién nacido que no llega a 3 kg? ¿En serio no podían haber ofrecido suplementar con jeringuilla desde el primer momento? ¿De verdad era tan urgente hacer la prueba de sordera? ¿Acaso no hay biberones para recién nacidos que requieran una succión más similar al pecho?

El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna de éste año es “Un triunfo para toda la vida”, y la verdad, no podría venir más a cuento, porque considero esta lactancia un verdadero triunfo, y no me cabe duda de que es un regalo para toda la vida.

Así que chicas, por muy informadas que estéis, por mucho que os hayáis preparado… si surgen problemas, ¡pedid ayuda! Nunca se sabe suficiente, y a veces no depende sólo de nosotras.

Foto: Minchiña con 48 horas de vida.

1 2 3 43